5.2.09

Grandes Ideas Que Amargan La Vida 1: Los Post-It


Inicio una serie sobre grandes inventos, ideas y cosas salidas de molleras varias, en principio para facilitar la vida, que sin embargo acaban por volverse contra los humanos en una rebelión impía que le pone de manifiesto su condición de víctima de su propia inteligencia. Escrito así suena pedante. Lo es. Tampoco se entiende muy bien, es que estoy leyendo a Zafón y se me pegan las frases largas. Veamos un ejemplo.

Son pequeños, amarillos, pegajosos y omnipresentes. No, no son los gapos de los fumadores: son los Post-It.

Cuando al colega de 3M se le ocurrió la idea de enchufarle el pegamento fallido a los papelicos, no sabía la que estaba liando. Los desmemoriados y aficionados a decirte las cosas "a la que te pillan" encontraron una materialización de su neura. Y a los que sufrimos los ataques de dichos intefrectos, se nos vino el mundo encima: ya no hace falta que te persigan por un pasillo y te paren cogiéndote del brazo y el consabido "¿tienes un minuto?". Ya no hace falta ni el minuto: basta una pulga amarilla pegajosa garabateada y ya estás pillao. Tú la llevas! Cagontó!

A ver. Tener un soporte para esas notas tipo "fotocopiar albarán 562"; "Pepe: llama a tu prima"; "Sr. Burns: tiene 30 minutos para retirar su cubo..." es una ideaza. Pero un Post It no es un soporte de información duradero, válido y omnipotente. NO VALE PARA TODO. EXISTEN LAS LIBRETAS. Y el adhesivo que llevan NO ES ETERNO, JODER.

Ahora mismo estoy rodeado de aproximadamente 12 papelicos del tamaño de la pantalla de mi móvil, más o menos. En todos ellos hay números. No se refieren a la misma categoría de números: algunos son fechas, otros números de historias, de albaranes, de facturas, actividades para dosis de calibración, y hasta rangos de horas. Ninguno de ellos lleva adjunta ni una mísera información de unidades para distinguir una fecha de un número de historia. Yo no he escrito ninguno. Todos son para mí. Creo que voy a tener un aneurisma.

Quizá podríamos, entre todos, crear una serie de reglas o de GMPs para el uso de este invento. A ver si así podemos enseñar a los PostAdictos que, a veces, un garabato en un papelaco amarillo pegao a cualquier sitio NO ES una forma fiable de comunicación.

Empiezo yo, claro:

1.- Mensajes eventuales. No información duradera. Para éso están las libretas, los paneles, los Words, los excels y toda esa clase de cosas. Los horarios de los empleados no pueden estar en un Post-It.

2.- Información exacta. Hay un límite para los caracteres que caben en 2x3cm. Esto incluye el número de temas, reduciéndolo a 1, 2 a lo sumo: 1 tema, un papelico. Son baratos.

3.- Los números solos NO SON INFORMACIÓN. La información son datos+referencias. Los datos sólos son una bonita mota de sabiduría perdida en el universo, y no sirven para una mierda.

Por favor, agregad más. Hay gente a la que voy a freir a normas como me dé la vena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada