3.4.09

10 Años De Matrix

Esta semana se ha cumplido una década del estreno de "Matrix". Parece mentira que el postmodernismo tenga ya diez años.

Yo soy de los que en su día babeé por ir a verla y salí del cine echando pestes. Todo el mundo flipando y yo de aguafiestas: "es que... se muere a la media hora". Sigo pensando igual, pero con matices. Es cierto que su genial idea de partida, sin ser nueva, sí que está valientemente situada en el terreno de la ciencia-ficción heavy metal: críptica, adrenalínica y con una definición estética sorprendente. Que luego los hermanos Chunguitos, como los bautizó un amigo mío, se hacen la picha un lío y se pierden en tres cuartos de hora francamente malos hasta recuperar el puslo, es igualmente cierto. Y que esa esquizofrenia entre destellos de brillantez y el descenso a los más elementales resortes de las "pelis-tunning" les acompañaría, recargada y amplificada, en las dos infumables secuelas, es una verdad como un templo.

Pero a ver quién tiene huevos a negarle a Matrix su lugar en la historia. Creó escuela, y éso no se puede negar. Llevó la amoralidad narrativa del videoclip a la narración pura, la desvergüenza estética del eclectismo fin de siglo a ser en sí misma una estética, y los homenajes a todo tipo de medios, algunos tan oscuros como el cabello de Trinity, a convertirse en cliché. Muchas cosas serían hoy imposibles sin Matrix; no sólo por su avance en los efectos especiales (en realidad, hace tiempo que el cine ha dejado de ser puntero en este campo: todo lo que Matrix presenta como nuevo ya se usaba en publicidad), sino por sus muchos otros hallazgos: "Perdidos", sin ir más lejos, con su batería de referencias cruzadas y vida extranarrativa, es hija bastarda de la peli de los Chunguitos.

De lo que no hay duda es de que Matrix sólo hay una. Reloaded y Revolution contienen ideas que, de haber estado ya en la primera, la hubieran convertido en un Blade Runner sin discusión; pero ahí estab Joel Silver para pedir más armas y menos hermetismo, y por éso hubo que rapartirlo todo en 3, dejando morir las ideas por puro esparcimiento. Igual alguien podría remontar una sola peli con todo lo que vale la pena de las 3, y hacer la Matrix: Revisited que, en realidad, sería lo que de verdad pasaría la historia.

Feliz cumpleaños, Neo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada