27.5.10

Mirar


Supongo que a mi niña no le molestará este post. No creo, porque ya hemos hablado del tema alguna vez. Bueno, ahí va: lo confieso, yo miro a las mujeres.


No a todas, claro. A Rita Barberà no. Es que no sé si es una mujer. Quiero decir, yo miro a ese ser, y al girar la cabeza me encuentro a esa morenaza de ojos azules, y me cuesta creer que compartan género. Ni especie siquiera. Supongo que a ella le debe pasar lo mismo al verme a mí recién levantado y después encontrarse con una foto de Hugh Jackman.

A lo que iba. Ahora que viene el buen tiempo la ropa se pone interesante. Brotan escotes, hombros, piernas. Es difícil evitarlo. Y yo, que soy débil de espíritu, miro.

NO "REPASO". Me parecen muy feas, esas miradas-escáner, a veces acompañadas de inconscientes movimientos de labios. No, éso no es mirar, éso es babear. Éso no. ÉSO NO.

Y ellas lo saben. No quiero decir que lo busquen, ni nada peor. Quiero decir que las mujeres saben que miramos. Y yo a veces pienso que igual les sienta mal, y lo siento. Lo siento de verdad, no es con mala intención. Ni siquiera creo que haya un componente machista ni dominante en ésto, sino una simple y sana admiración de la belleza.


Además, dudo que sólo lo hagamos nosotros. Porque yo no miro a otros hombres, normalmente, pero me doy cuenta de si un tío es guapo, y me cuesta creer que no se lleve tantas miradas como una chica bonita. Igual es que cuando lo hacemos nosotros es como más feo (nosotros solemos hacerlo todo más feo), pero vamos, que también lo hacen. Y me parece perfecto, porque a mí me encantaría que me lo hicieran.

Lo que de verdad me gustaría saber es si siempre molesta. Supongo que depende del que mira, de la mirada en sí, del posible piropo. Pero vamos, que yo alguna vez he notado que alguna chica me miraba (igual por los pelos felinos que suelen adornar mi ropa), y me ha arreglado el día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada