8.12.10

Cosas Que Hemos Aprendido Estos Días

- A partir de cierto sueldo no puedes quejarte. Da igual si te lo rebajan a la mitad con un decreto: si cobras mucho, calla la puta boca. Ésto es interesante porque no sabemos, sin embargo, cuál es el límite por debajo del cual sí puedes quejarte de otras cosas que no sean tu sueldo, pero viene a ser más o menos éste: si cobras más que yo, no puede afectarme tu queja. Osea, que el derecho de protesta se reserva a los becarios de Neox, porque cobran una mierda y lo que hacen no lo ve ni Dios.

- Una huelga siempre es salvaje, a menos que se notifique con suficiente antelación para poder ser denegada o contrarrestada con unos servicios mínimos del 120%. Y si no has participado en una antes,m la tuya no tiene validez, porque eres un insolidario.

- Si te ausentas de tu puesto de trabajo por un motivo estipulado en tu convenio, pero sois más de 3, eres un puto delincuente que merece que le apaleen. Si hay dudas de por qué, mirar punto 1.

- Tu portavoz no debe ser guapo, porque entonces, aunque salga en la tele mes sí mes también para explicar sus cosas, la gente le hará páginas de seguimiento en Facebook por guapo, pero se quejará de que no sabía por qué protestabas.

- Si protestas de verdad, se te militariza y tienes que ir al curro por cojones. Y la gente lo verá bien, porque este país se puede parar por un Barça-Madrid, pero no por una reivindicación laboral. Y menos si viene de una gente que cobra mucha pasta. Aunque sea porque la empresa paga en horas extras su falta de formación de personal nuevo: cobras mucho y ya está.

- Si superas un curso de 60.000 euros y un par de años de formación infernal para tener un curro muy sacrificado y muy estresante, pero cobras por ello mucho dinero, eres un privilegiado. Si eres un analfabeto subnormal que saca al ejército a controlar lo que no supo negociar, eres un héroe.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada