29.11.07

Puñalada Trapera

Están el Editor y el Jefe de Producción hablando sobre si un plano debe ir con overlapping o no. El Jefe de Producción dice que éso es cosa del Director, pero que por él que se deje como está. El Editor dice que con overlapping la cosa queda más fluida, a lo que el Jefe de Producción responde encogiéndose de hombros, como diciendo "es que es cosa del Director, yo...". La verdad es que el overlapping exige un trabajo algo más concienzudo, porque el plano ya está montado.

Unos días después hay reunión de Postpro. Después de varias cuestiones menores, el Editor deja caer que ha hablado con el Mezclador y con el de Efectos, ambos ausentes, y que ellos también opinan que con overlapping el plano quedaría más fluido; el Editor insiste en que es sólo una opinión pero que le resulta importante dejar claro que el trabajo extra que supone el arreglo compensa con el resultado. El Director, sin discutir, resuelve que quizá lo suyo sería contratar a otro Auxiliar de Montaje para que ayude a esos detalles que, por falta de tiempo, pueden hacer que la peli quede un poco basta. El Jefe de Producción asiente en silencio. Se queda en llamar al estudio para que busquen a un Auxiliar cuanto antes.

Unos pocos días más tarde, el Jefe de Producción no piede más y pilla al Editor por banda. Le suelta que lo que hizo en la reunión de PostPro está muy feo porque él tenía en mente otra cosa sobre la Edición General, que a él, aunque sea el Editor, no le atañe ni le corresponde decidir nada; que quién es él para pedir la opinión de nadie y que lo hizo fue porpinarle una Puñalada Trapera.

El Editor pide disculpas por haber hecho algo que hizo sentir ofendido al Jefe de Producción. Sin embargo, el Editor, que por suerte o por desgracia ha leído algo más de la cuenta, sabe cuál es la diferencia entre "hacer algo que hace sentir ofendido a alguien" y "ofender", a secas. Se disculpa por no haber sabido calibrar el alcance de su bienintencionada acción en la percepción de su compañero, pero no se disculpa por la ofensa, porque no cree que ésta exista. El Jefe de Producción no capta el matiz y se da por satisfecho, aunque se mantiene alerta.

El resultado: un nuevo trabajador en el proyecto, y todo el mundo trabajando más tranquilo, excepto el Jefe de Producción, que pone su supuesta parcela de poder por delante de la buena marcha del proyecto y considera que las opiniones se le deben comunicar a él, para que las deseche convenientemente con un encogimiento de hombros.

El Editor formuló una opinión anteriormente formulada sin respuesta, cuyas únicas consecuencias negativas repercutían sólo en él. ¿Dónde está ahí la puñalada trapera?


PD: Dramatización, basada en hecho reales, desgraciadamente no acontecidos en un proyecto de peli.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada