2.12.08

Disclaimer

Según la SuperMinistra Bibi Aído, para evitar llegar a algo tan traumático como el aborto hace falta "elaborar una estrategia de educación sexual y preventiva" par evitar los embarazos no deseados.

Pasando por alto mi opinión sobre el tema heavy de la cuestión, el aborto (así en 10 palabras: ¿quién cojones es nadie para decirle a nadie lo que tiene que hacer con su cuerpo?), me llama la atención lo de "una nueva estrategia de educación sexual". Osea que la que hay ahora no funciona. He visto en las noticias cómo una señora, no sé de qué organismo, decía que aún falta "mucha educación" y "más facilidad de acceso a métodos anticonceptivos". Si los venden en al Alcampo, al lado del champús...

No sé qué es lo que falta, pero lo que seguro que sobra es mucho memo con el cerebro frito y la cantinela del "yo no tengo la culpa" muy bien aprendida. Vivimos una época de tiránica corrección política y paternalismo estatal salvaje, que nos permite desentendernos de nuestros errores echándole la culpa "a la sociedad". Una sociedad del disclaimer.

Podemos atropellar a alguien y decir que la culpa es de que íbamos bebidos, lo cual es culpa de que hay mucha publicidad de alcohol, lo cual es culpa de que la a la tele le interesa vender cosas y no instruirnos, lo cual es culpa del gobierno que nos quiere tontos, lo cual es culpa de esta sociedad que quiere mano de obra barata. Por ejemplo.

Igualmente podemos tener un calentón y soltar todo el amor que llevamos dentro en un descampado cualquiera, porque la culpa de que yo no llevara condones es de mis padres, que no me educaron bien, porque éso lo tendría que hacer la escuela, que tampoco lo hace porque ya se sabe que está para controlarnos y dogmatizarnos con Education for Citizenship, por culpa de gobiernos que nos quieren tontos, porque esta sociedad lo que quiere es mano de obra barata. Y encima no puedo abortar porque Rouco se enfada, pero no conmigo, sino con los progres que defienden el aborto porque toda la culpa es suya, que son unos degenerados.

Hasta que no aprendamos que tenemos que hacernos responsables de nuestra propia vida, no seremos maduros; ni como individuos ni como sociedad. Y éso no quiere decir que haya que apechugar con el crío: al contrario, hay que dejar de serlo primero.

1 comentario:

  1. Carmen10:10

    De mis padres nunca he recibido educación sexual. Supongo que será cosas de la generación, este tema siempre ha sido un poco tabú en casa, pero tampoco creo que ellos hayan sido unos carcas. Creo que no lo hicieron simplemente porque les daba corte, o no querrían meter la pata. Pero bueno, a lo que iba... en mi casa nunca me han explicado los diferentes métodos anticonceptivos que hay, pero como bien dices los preservativos los venden en cualquier lado. No hay que ir a la farmacia de la esquina, esa en la que conocen a tus padres para comprarlos.

    ResponderEliminar