1.12.08

Perfándolo

Alfredo Landa le cogió el gusto a decir gilipolleces en la gala de los Goya y desde entonces no ha parado hasta liarla parda.

Que este señor lleva chopocientos años currando, algunas veces muy bien, otras pa' comer y otras de forma francamente valiente, no lo duda nadie.

Que últimamente lo "ha perfao" más que en todas las pelis de suecas juntas, tampoco es ningún secreto. Porque hablar mal de la gente está muy feo; hacerlo para vender libros peor aún; hacerlo y cabrearse porque la prensa te lo comenta, es de gilipollas; y hacerlo además, de los difuntos, es directamente rastrero.

Osea que vamos a olvidarnos de que existe un "personaje" llamado Alfredo Landa, que cada vez que abre la boca sube el pan, y centrémonos en que una vez hubo un gran actor llamado Alfredo Landa, minusvalorado hasta ciertto punto, pero no tanto como a su "personaje" le gusta llorar a veces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada