26.12.07

Por qué Spielberg NO es ñoño (2)

Después de la Hostia consagrada que supuso la noche de los Oscars de 1985, con "EL color púrpura" nominada a 12 premios y ganadora, de, bueno, ninguno (Spielberg abandonó la ceremonia al darse cuenta de que le estaban castigando por vender más entradas que todo el resto juntos), Mr. Steven siguió intentándolo. Fue su etapa más extraña, pero no dejó de dar raciones de azúcar y sangre a partes iguales:


EMPIRE OF SUN

La historia va de un niño separado de sus padres por culpa de la Guerra de Corea, que sobrevive en campos de concentración japoneses haciendo amistad con un estafador americano. Aparte de esto, una patada en el estómago del patriotismo yanki es el niño protagonista saludando solemnemente a otro niño, japonés, piloto kamikaze destinado a inmolarse contra un barco estadounidense. Y encima emociona. ¡Toma!


INDIANA JONES AND THE LAST CRUSADE

Posiblemente la más blandita de las 3, nos regalaba una pequeña perversidad: la amante del hijo es también la amante de su padre, y no sabemos bien a quién van dirigidos sus sugerentes recuerdos… Un americano colaborador de los nazis, un general alemán despeñándose por un barranco a bordo de un tanque, o la firma de Hitler en el diario del protagonista son algunas de las perlas de la función.


ALWAYS

Lo único verdaderamente estimulante de este bodrio, digámoslo claro, aparte de ver a Audrey Hepburn, que siempre viene bien, era la muerte del protagonista: en plano medio mira el ala de su avión, en llamas, sonríe a cámara y, sin cortes, asistimos a la explosión total del aparato.


HOOK

Niños ignorados por sus padres, y toda la perversidad pedófila del Capitán garfio aparte, lo cierto es que darle una muerte digna y sin alharacas a un personaje central de doce años no está nada mal para una peli familiar.


JURASSIC PARK

Aparentemente, una vuelta de tuerca más en la familiar filmografía de Spielberg. Algunas balas perdidas: La primera escena, eco de Tiburón, acaba con la espantosa muerte de un afroamericano al que han dedicado previamente un primer plano. Un Tiranosaurio se merienda a una cabra viva ante los ojos de los dos niños protagonistas; la niña aparta la mirada, pero el niño abre los ojos como platos y exclama, extasiado: ¡Fíjate cuánta sangre!. Un abogado es devorado en plano general y sin cortes. Una mano amiga se posa sobre el hombro de Ellie… pero sólo es una mano.


SHINDLER’S LIST

A pesar de lo crudo del tema, también se recriminó a Spielberg su tendencia a la blandenguería en el final, porque el prota se pone a llorar (total, porque se ha acabado la 2ª Guerra Mundial y 1000 judíos le agradecen que les haya salvado la vida, ya ves qué cosa). Parece ser que no era suficiente truculencia mostrar el cadáver de una niña en una carretilla, la paliza de Goeth a Helen, las prácticas de tiro de aquél con un criado adolescente, el asesinato de un manco desarmado, el angustioso momento de las tres pistolas encasquilladas que impiden la ejecución de un obrero arrodillado, la matanza del ghetto de Cracovia, las pruebas físicas a los prisioneros con fondo operístico, los niños caminado cantando hacia los hornos crematorios, la lluvia de cenizas humanas, la avalancha de tiros en la cabeza, las montañas de muertos quemados…


THE LOST WORLD: JURASSIC PARK

Curiosamente, aunque esta entrega era más oscura (literalmente) que la primera, se levantó bastante el pie en cuanto a masacres. Es más curioso que otra cosa el paseo de un Tiranosaurio por San Diego, y los ataques son más sugeridos que vistos. Lo más disfrutable, un insanamente largo ataque de Galliminus a Peter Stormare.


AMISTAD

Un fiasco, tanto como peli como por el goce gore, aunque visualmente Kaminsky se sale, pinta a Goya con la cámara. La perla: el motín de esclavos en el barco del título, con recién nacidos salpicados de sangre, el capitán ensartado salvajemente con un sable y un clavo arrancado con los dedos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada