30.3.08

La Noche Es Nuestra, y la peli también


James Gray demostró con "The Yards" que el cine negro no ha muerto, aunque a veces atenten contra él en forma de ejercicios de revival kitsch (La Dalia Negra). El cine negro es un género muy versátil, casi un marco más que un género, en el que caben desde funcionales películas de intriga y construcción laberíntica (Sospechosos Habituales), hasta dramas familiares subidos de tensión por estar metidos en el mundo del hampa (El Padrino, que además de éso es la mejor Obra de Arte que ha dado este medio). "La Noche es Nuestra" forma parte de este último subgénero.

La peli cuenta la historia de un joven, Bobby (Joaquin Phoenix) y exitoso encargado de un club de moda de Brooklyn en los 80, cuyo dueño es un anciano comerciante de pieles ruso que le quiere y le trata como a un hijo. A pesar de los tejemanejes que se cuecen en su local y a cierto coqueteo con el consumo personal de drogas, se mantiene relativamente limpio. Aunque éso trae sin cuidado a su padre, el jefe de policía del distrito (Robert Duvall), y su hermano, Joe (Mark Wahlberg), nuevo comandante de narcóticos, que consideran la vida de Bobby un sumidero de porquería por el que se está colando el chaval. Bobby se ve en el aprieto de tener que jugar a dos bandas, bregando con su familia y con los narcos que ven en su local y en él un filón en su cadena de distribución.

Gray trata grandes temas en esta peli, y lo hace desde la clásica diatriba de un personaje atrapado por las circunstancias, que le llevan a tener que escoger entre dos bandos. La culpa es el principal, pero también están la redención, el miedo, el resentimiento y la autosuficiencia. En este último sentido, el guión es especialmente duro con los procedimientos policiales, mostrándolos desde inoperantes hasta directamente fatales; el personaje de Duvall vive este proceso desde la inflexibilidad de un policía excesivamente duro con su hijo "descarriado", hasta un padre preocupado por la relación de sus hijos una vez éstos ya han sido rozados por el peligro de estar del lado de la ley. Bobby le demuestra que, a veces, la puerta de atrás es mas efectiva y más justa que las rígidas normas de la policía.

Durante la mayor parte del metraje, la historia avanza con seguridad y los hechos se suceden de forma bastante coherente y con alguna sorpresa, pero siempre dentro de los límites de lo creíble. Las pocas escenas de acción están resueltas con brío y contundencia, sin alardes pero sin perder sentido del impacto, más que del espectáculo; especialmente vibrante es la persecución bajo la lluvia, valientemente escorada desde el interior de un sólo coche. Lástima que el tiroteo final sea el que esté peor rodado, incluso de forma algo torpe, quizás porque Gray ya ha cargado tintas sobre los personajes y no puede de repente cambiar a jugar a ser DePalma.

Sin embargo, dos son los problemas de la peli.

Uno es que, llegado un punto de la trama, algunas soluciones se revelan francamente forzadas, como la maniobra que lleva a Bobby a participar en el asalto final. Desconozco los protocolos de ingreso a la policia de Nueva York, pero me da que ahí han patinado un poco.

El otro problema es que la peli se sabe buena, se sabe grave, y se lo cree, y en algunos momentos peca de pretenciosa para tratar temas que resultan muy funcionales en el género (los problemas familiares, encarnados en el personaje de Eva Mendes) y lo hace como si formaran parte de un discurso de autor muy personal. La traición de cierto personaje a Bobby, por ejemplo, se trata como si se estuviera haciendo una disección sobre la amistad, cuando ni el personaje es tan carismático como para que resulte un choque su acción, ni resulta nada difícil recordar exactamente el mismo mecanismo en otra gran película hermana de ésta: "Atrapado por su pasado".

En fin, es una peli buena, entretenida y muy bien contada. Se agradece que se siga haciendo cine confiando en historias, actores y algún regalito para la platea. Su pretenciosidad tampoco molesta, mas bien es un rasgo más de su director. Más que recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada