12.8.09

Me Como El Sombrero


Hace tiempo escribí una gilipollez como un piano acerca de que no me gustaban los Macs y de que no hacía falta, si se tenía un buen PC, gastarse una pasta en una pijada manzanil.

Sigo pensando que el rollo fanboy de los maqueros es un poco ridículo, pero desde que disfruto del uso de un iMac de 24'' tengo que decirlo: es comprensible.

Creo que es justo que ahora me regodee en mi proia estupidez y me autorebata, palabra que no sé si existe pero desde luego no es un verbo insano:

"Los Macs son mejores para el tratamiento de imágenes".
Es incorrecto. Los Macs son mejores, a secas. No sólo a un nivel puramente técnico, sino de ergonomia, de usabilidad, de comodidad yde funcionalidad. Simplemente están mejor hechos, incuso que PCs de marca tan o más caros que un Mac.

“El hardware de los Macs está mejor ensamblado y optimizado al estar fabricado todo bajo el mismo patrón de compatibilidad”
No es por el patrón de compatibilidad, es por la calidad de los componentes y el nivel del acabado. Mi iMac es tan silencioso apagado como encendido. Y se calienta cuando funciona, pero ni de lejos como la torre de la tostadora que tenía antes a medio metro, teniéndolo ahora a dos palmos del jeto y con la pantalla integrada.
Y lo de que qieda obsoleto lo escribí por desconocimiento. Son tan ampliables y configurables como cualquier PC... de marca, ésto es, con cuidadito y sin componentes de PCGreen de a euro el kilo.

“Microsoft e IBM, los principales impulsores de los PCs, son multinacionales despiadadas que fomentan el monopolio y la explotación de trabajadores del tercer mundo”
Sigo pensando que juzgar un producto por la imagen de su compañía es una estupidez. Ni todo lo que hace Microsoft es una mierda ni todo lo que hace Apple es chachi de la muerte (pantallas glossy, abandonar el Firewire 400, que el ordenador traiga sólo 8 conectores en total, que no tenga lector de tarjetas y la unidad DVD sin badeja que no admite discos pequeños son cagadas de órdago, por ejemplo). Por esa regla de 3, no podríamos ni vestirnos, ni comer, ni usar nada de prácticamente ninguna compañía.

“Apple, en realidad, inventó el sistema de ventanas que luego copió Microsoft vilmente”
Bueno, sólo hay que ver hacia dónde va el diseño de los teléfonos móviles y los mp3 para ver que, de un tiempo a esta parte, las ideas salen de Cupertino, y el resto van detrás.

“Apple se ha mantenido en el mercado como empresa fuerte a pesar del monopolio de Microsoft. Algo bueno tendrá”
Desde luego, lo mejor que se puede decir de Apple es que ha seguido con su política a lo largo de los años: basar su éxito en la calidad de sus productos, y no en hacerlos masivos para poder bajar los precios. Aunque sí es cierto que
a veces abusan de su propia imagen y de ese aura de "es caro porque es bueno". Aunque la mayoría de las veces es cierto.

“El logo de la manzana mola más que una especie de cuadrado de colores deforme”
Sigue siendo una estupidez de defensa, pero lo que sí es cierto es que en todo lo referente a imagen (y aquí incluyo la apariencia de Mac OS, simplemente perfecta) van MUY por delante de todo el mundo. Una vez usado un Mac, Windows parece del neolítico.

“Los Macs no se cuelgan”
Ésto, amigos, sigue sin ser verdad, pero desde luego la gestión de crashes de MacOS no tiene nada que ver con Windows: cuando un programa no responde, no bloquea el sistema; éste sigue funcionado y permite matar la aplicación inmediatamente y sin problemas. Realmente sale de las aplicaciones. En los dos meses que llevo con el iMac, tan sólo he tenido que reinicar una vez por conflictos de software: el Premiere, programa que también funciona en Windows, que se emperraba en congelarse al arrancar. Cuando ya iba a reinstalar todo el paquete, se me ocurrió reiniciar, y ay: 45 segundos después, ya podía arrancar la aplicación normalmente. No, desde luego es otra historia.

“Nosotros no necesitamos más que un botón en el ratón y eso es mucho más estético”
Otra gilipollez por mi parte. El ratón que viene de serie sólo tiene un botón y una bolita, pero entre los dos acumulan 4 zonas sensibles, que por supuesto tienen su utilidad ya pensada en el sistema operativo (lo de la zona central para llamar a los widgets me llegó, el primer día) y se pueden programar para aplicaciones específicas.

“Los Macs son más bonitos”
No hay discusión posible. En cada uno de sus momentos, los Mac son la vanguardia estética. No es que sea muy importante, pero teniendo en cuenta lo que duran, el hecho de que al menos les cueste pasar de moda es un punto a su favor.

“Steve Jobs es más guapo y más molón que Bill Gates”
Sigue siendo verdad, pero da un poquillo de grima ese seguidismo casi religioso.

En realidad, es un ordenador cojonudo. Punto. Uno se puede consolar en que su torre PC de 400 euros hace lo mismo que un Mac, pero es la calidad de la experiencia lo que los diferencia. A los dos minutos de arrancar el Mac, ya tenía mi cuenta de correo recibiendo mensajes. Sin instalar nada ni enchufar más que UN cable, tenía ante mí un bicho con webcam, altavoces, micrófono, bluetooth y wi-fi. Sincronicé el calendario con el de mi móvil en 3 clics con un software que venía por defecto. Mi novia imprime desde su portátil con Windows XP a través del iMac sin redes ni historias, simplemente porque los dos estamos conectados al mismo router (ambos por wifi). Hasta puedo usar la XBOX como media center y ver en ella los vídeos del iMac, con un simple plugin para el AirPort.

Ni que decir tiene que editando vídeo y con el After Effects la cosa va como la seda, a pesar de contar con sólo 256 megas de tarjeta gráfica. Así de optimizado está el rendimiento.

En definitiva, si hay algo que se puedo decir de un Mac en contra de un PC, es que son como un microondas: los enciendas, los usas, y ya está. No necesitas saber cómo funcionan, simplemente porque funcionan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada